Accidentes laborales, dolencias por malas posturas, repetición continuada de tareas, largas jornadas de trabajo...

La carencia de las normas básicas posturales y de desarrollo del trabajo, en muchos casos, son las culpables directas de muchas de las dolencias que sufrimos a lo largo de nuestra vida.

Por medio de nuestros tratamientos, concebidos a partir del importante conocimiento de la anatomía humana y fisiología del movimiento, conseguimos: corrección de vicios posturales, mayor optimismo ante la jornada laboral, disminución del cansancio, estrés y fatiga y aumento del rendimiento, con un menor esfuerzo.